Monday 16 december 2013 1 16 /12 /Dic /2013 16:22

Puedes pedir cerveza o ginebra cuando tengas tu bolsa llena por tu paga de soldado.

Antes estás condenado a peleas de un penique.

Pero cuando venga a degollarte la sed lamerás la frescura del agua de la bota del aguador

Recuerdo, ahora, bajo el inclemente sol de la India,

donde solía gastar mi tiempo al servicio de su Majestad, la Reina

que de todos los hombres del regimiento el mejor era el moreno Gunga Din

El era Din! Din! Din!

Limpia el polvo del suelo, Gunga DIn!

Ay pillastre escaquedo, tráeme agua!

deja a Panee Lao, tu maloliente ídolo, Gunda Din!

El uniforme que llevaba no era nada desde hace mucho

Envuelto en un pedazo de tela por turbante

una bolsa de piel de cabra, con agua, era todo su equipo de campaña

Cuando la tropa se pone a comer a la sombra, durante el dìa, cuando brillan

las cejas bajo las cejas, gritamos "ràpido aquì, antes de que nuestras gargantas estèn secas"

Nosotros mismos tenìamos la culpa de que no pudiese servir a todos

¿Dònde te metiste, pillastre?

te voy a sacar el tuétano si no llenas ahora mismo mi casco, Gunga Din

Llevaba el agua por largo que fuese el día, no pareció conocer nunca el miedo

Si nos herían o nos lesionábamos, puedes apostar que aguardaba a cincuenta pasos a tu flanco derecho

Con la trompeta atrás el podía aguardar nuestro ataque, nos acompañaba hasta que el tocaba el clarìn la retirada

Para todos era "sucio" pero era un blanco, un fácil blanco cuando acudìa con un herido junto al fuego

Era Din! Din! Din! y las balas levantaban motas de polvo sobre la hierba

Cuando se acabó la munición, podìas oir los gritos de las primeras filas:

No podré olvidar la noche que caí golpeado en lo que debía ser la hebilla de mi cinturón

Estaba atragantado, loco por la sed, y el hombre que me vio primero fue nuestro viejo y bueno Gunga Din.

Me levantó la cabeza y me taponó la herida, me dio una especie de agua verde que apestaba, pero de todas las

bebidas que jamás he tomado, es la que más he agradecido, la de Gunga Din.

Era Din! Din! Din!. Hay un miserable con una bala en el bazo, caído en tierra. Disparos alrededor. Para mí hay agua,

Gunga Din!

Me llevó donde estaba el campamento. Una bala me había taladrado limpiamente.

Me puso a seguro dentro justo antes de la muerte.

Espero que le haya gustado la bebida, dijo Gunga Din,

Entonces me encontré en el lugar donde hay doble agujero y ninguna cantina

donde los carbones encendidos devoran pobres almas malditas...

Conseguir un trago en el infierno de Gunga Din!

Sí, Din! Din! Din!

Piel tiñosa de Gunga Din!
Aunque yo te haya pegado en la piel hasta desollarte

juro por Dios que eres mejor hombre que yo, Gunga Din! 

 

                                                                                     Rudyard Kipling

Por el neon
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Friday 13 december 2013 5 13 /12 /Dic /2013 21:00

La panaderìa hacìa gala de sentido de la caridad. Todas las noches parroquianos barriales y gente de los alrededores se daban citas a la puerta lateral del negocio y religiosamente esperaban que a la hora señalada se abriera la pequeña puerta y se derramaran las bolsas de pan sobrante entre los mendigos y, porqué no decirlo, los aprovechadores de siempre. Generalmente habìa una buena provisiòn de hogazas. Esto se ofrecía como modesto espectàculo a los ojos del barrio y era el paisaje acostumbrado a cierta hora. Nada habìa de extraordinario en ello y, por consiguiente, nada llamaba demasiado la atenciòn en el distrito. Un grupejo de gente necesitada y el ejercicio de caridad por parte del dueño o de los empleados y -por ende- la bendiciòn para el propietario. Es cierto que ese pan se hubiera tirado, de todos modos y, consiguientemente, no podìa alegarse tampoco que la bondad de los responsables fuera demasiada. Pero, por aquello del concepto de la libertad para administrar la propiedad y considerando que no todos adherìan al sentido social que cabe atribuirle, tenìa la actitud su valor, porque esos panes podìan haberse tirado al basurero. Una noche, el señor C, quien vivìa en el edificio frontero, examinaba como al descuido, plácidamente, el casi prosaico espectàculo desde su balcòn en el tercer piso y notò algo curioso. Llamaba su atencón el hecho de que el portero del edificio contigûo, desde hace unas noches, integrara el grupete de famèlicos, y llevara una buena cantidad de panes a su domicilio. Qué innecesario -y qué mezquino- el hombre que así actuaba arrogándose una libertad inaceptable dado su importante salario. Otra noche vio algo más alarmante; junto con un compañero, introducían enormes bolsas de panes, cada uno arrastrando la propia en el edificio donde el hombre se desempeñaba. Y una idea que resultó ser realidad iluminó en su conciencia. De esta manera relativamente discreta, el hombre que participaba en una banda de narcotraficantes le daba un destino a la fraudulenta mercadería.

Por el neon
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Tuesday 7 may 2013 2 07 /05 /May /2013 03:21

Sócrates enseñó que existía

la verdad y no era negociable

por los hombres.

Recusó a los sofistas que no

eran filósofos sino defensores

de causas.

Su destino fue la condena,

la ciucta

A mí me parece que este

pagano se aproximó a Dios.

 

Marco Tulio Cicerón,

el autor universal por excelencia,

que introdujo a tantos en

"la ciencia de todas las cosas

divinas y humanas

y las causas de las que proceden"

vivirá en los siglos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por el neon
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Thursday 11 april 2013 4 11 /04 /Abr /2013 04:23

En la televisión la senora mostró a su pobre hijo discapacitado, víctima de un problema de nacimiento que le dificultaba notoriamente el equilibrio, más otros indicios como hiperexcitación nerviosa y deformaciones que dejaban en claro el origen cerebral de su enfermedad. Aparentemente, poco podía hacerse y en un país con cierta precariedad tecnológica para tamano desafío de salud, los pronósticos eran nada alentadores. Sin embargo, había una luz de esperanza emanada de un lejano país que había desarrollado terapias en base a las llamadas células madre, que sin ser absolutamente promisorios, albergaban la posibilidad estadistíca de que experimentarse ciertas mejoras sensibles. Esto hizo que en un momento los ojos se dirigieran a China que es el país que ofrecía el tratamiento de estos males, aunque debe decirse que las operaciones eran costosas, para no hablar del viaje que de por sí implicaba gastos no menores, lo mismo que el alojamiento en Oriente. Pero la gente se resiste a claudicar cuando la salud de los hijos está muy comprometida, y todos los esfuerzos son tolerados para intentar una mejoría de su situación. Y, con cierto ingenio, empezó a trazarse un plan que permitiera que esta familia de origen social humilde pudiera hacere en términos relativamente próximos de la suma exigida para el logro tan esperado. Es así que se organizaron espectáculos populares, la contribución de bandas de músicos, la convocatoria de distintos tipos de eventos populares con la venia del alcalde, destinados a que las expectativas generadas tomaran cuerpo y no se desvanecieran en el globo de las ilusiones. Pacientemente, la senora exhibía por el medio televisivo su historia patética y despertaba la solidaridad de sus vecinos.

También se habilitó una cuenta con el patrocinio del Banco Municipal donde sensibilizados vecinos dejaron sumas más o menos ingentes para que la cuenta fuera conformándose. Las esperanzas no estaban hechas anicos y, realmente, las campanas de fondo fueron adquiriendo color. Fue éste uno de los casos primigenios y, la noticia cundió y fueron otros padres, mártires en vida, quienes imitaron esta conducta y, entonces, en distintos pueblos y localidades del interior se habilitaron ferias con distintas atracciones destinadas a que la esperanza venida de Oriente se hiciera una realidad. No todos, naturalmente, lograban el objetivo, pero la esperanza general permanecía relativamente indemne. Alguien, como,  por acaso, había grabado fílmicamente aquella aparición del chico de unos tres anos, con serias deficiencias para su desarrollo en un video, junto con tantas otras imágenes televisivas. En su cómodo sofá había prendido el electrodoméstico, y acaba de revivir las imágenes de ese viejo video, que culminaba precisamente, con la desoladora historia. Pobre gente, pensó, ojalá hayan encontrado una solución para su drama. Acabada la cinta, con algo de cansancio, en vez de buscar otra como era su objetivo inicial, prefirió con su control remoto mirar el informativo. Una senora, otra más, mostraba televisivamente su desgracia, como sucedía con relativa frecuencia. Una criatura con danos cerebrales, sufría ataques, no podía articular palabras, emitiía aullidos que estremecían, narraba la perspectiva de un viaje a Oriente, clamaba por colaboraciones para obtener fondos....el chico era el mismo, que unos dos anos atrás, acompanaba las imágenes del comienzo de este relato.

Por el neon
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Monday 21 january 2013 1 21 /01 /Ene /2013 10:06

Inspirado en el Apocalipsis de S. Juan, en Patmos

 

Se oyó una trompeta

de bronce atroz

Un angel la tenía

en su mano ígnea

 

Y el cielo expuso un

pergamino con el

número cabalístico

de siete

 

Los sellos de laca

no eran inocentes

algo guardaban

algo exponían

 

Y se abrió el primer

sello, el del extremo,

y una verdad se

hizo patente

 

Fue el Cordero

quien lo abrió;

y se oyó una voz

de trueno

 

Uno de los cuatro

vivientes clamó:

Ven. Y había un arquero

montado en corcel blanco

 

Tenía una corona

Había vencido

y estaba aún

por vencer

 

Se oyó al segundo

viviente diciendo: ven

Y se vio un caballo rojo

Quien lo montaba

 

Tenía el poder de

quitar la paz. Se le

dio una gran espada

aterradora

 

El cuarto viviente dijo:

Ven. Y se vio un caballo  negro.

En su mano tenía

una balanza

 

A la voz del cuarto vivo,

se vio un caballo bayo

Lo montaba Mortandad

y el infierno le seguía

 

Tenía el poder para

matar la cuarta

parte de la

Tierra

 

Cuando abrió el

quinto sello

Se vio, bajo el altar,

a los santos degollados

 

Pedían al Justo

y Verdadero que

hiciera al fin

Justicia

 

Pero se les pidió

algo más de tiempo

para completar

esa guirnalda de mártires

 

Al abrirse el sexto sello,

se oyó un gran terremoto

El sol se puso negro

y la luna fue de sangre

 

El cielo se enrrolló

las islas se movían

Todo hombre, rico o pobre,

quería ocultarse de la cólera

 

 

divina. Y todos

decían a una,

¿Quién podrá

tenerse en pie?

 

 

Por el neon
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios

Presentación

Crear un Blog

Calendario

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados